Fiesta, tradición, culto... por encima de todo eso: SENTIMIENTO.
Referencia de todo Triguereño/ña

miércoles, 27 de enero de 2016

A LA KARMELE MARCHANTE TRIGUEREÑA

Voy a intentar escribirte algo sin intentar acordarme de nadie que ni siquiera conozco. Así, de juntaletras a juntaletras, porque ni yo soy periodista ni tu creo que te llegues a sentir nunca como tal por mucho título que tengas colgado de una alcayata en la pared. Así de simple, de chufla a chufla.

Dices que eres de Trigueros. No lo niego aunque no te conozca. Mi definición de persona que pertenece a cualquier sitio va mucho mas allá de un simple certificado de empadronamiento o el haber nacido aquí o allí. Se es de donde uno quiera ser a través del sentimiento. De hecho hay muchísimas gentes no nacidas aquí que, por un motivo u otro viven en Trigueros y lo llevan mas en el corazón que muchos de los que aquí nacieron. Por el contrario, gente que nacieron aquí no se sienten identificados para nada con la idiosincrasia de este bendito pueblo. Gente del pueblo que se coge esos días de vacaciones para irse fuera, y gente de fuera que viene a Trigueros expresamente para San Antonio Abad. A ambos se lo compro, siempre y cuando se fundamenten sobre los pilares de la verdad y el respeto de todo lo que en mi pueblo acontece. Pero sinceramente, creo que has pasado ciertas lineas mas propias de fariseos cobardes que de otra cosa. Las criticas constructivas son como la caca de la vaca, que si cae dentro del cercado sirve como abono para mejorar los pastos, pero si cae fuera del cercado...solo sirve para que el primero que pase por el camino se la lleve para abonar vaya usted a saber que. Yo me entiendo.

Te atreves a hablar de algo que, por lo escrito, no conoces. Que atrevida es la ignorancia. Dices que "las puertas están siempre abiertas para amigos, extranjeros y turistas, y que se ofrece lugar para cobijarse".  Si claro, y encima ponemos en lo alto de cada puerta de cuantas estrellas es el hotel y las camas que tenemos disponibles. La casa de cualquier triguereño/ña esta siempre abierta para sus amigos, extranjeros o no, y para los amigos de sus amigos, que a buen seguro siempre serán bien recibidos. Pero no somos los tontos de la pandereta muchacha, que vamos por ahí regalando alcohol al primero que pasa para que vomite en la esquina de mas abajo. Fíjate si serás inculta que no sabes que el santo no está en la iglesia nada mas que para las fiestas y el corpus, lo cual no es necesario acercarse a la iglesia para verlo. Si supieras la de gente de todas las edades que pasa día a día por esa capilla para rezarle o simplemente estar un ratito con el, seguro que tu ignorancia sería mas leve. Cada uno vive la fiesta como le da la real gana, hacemos las colas que nos da la gana (aunque tu no sepas colocar una foto correcta ni a la de tres), y entramos en la ermita como nos sale de...las entrañas. Un poco de cultura cohone, que las saetas son para los pasos de semana santa, y tendrías que molestarte por lo menos en saber que la florista, alérgica al polen como dices, se pasa la noche entera del sábado al domingo sin dormir para que el santo tenga sus piñas de claveles perfectas a primera hora de la mañana. Eres tan mala escribiendo lo primero que se te viene a la cabeza, que piensas que los triguereños/ñas utilizamos la iglesia para hacer botellón, como si todo el mundo viviésemos en la edad media como tu.

No sé que te habrán contado de las tiradas. A ese palo si que le das bien, porque solo hablas de tiradas y de borracheras por las esquinas. Pero si supieras el esfuerzo que hacen mucha gente para poder compartir con los demás cosas en una tirada, a lo mejor hasta te sorprenderías y adquirirías razonamiento y mas cultura todavía. Gente muy alejada de ese poder adquisitivo que dices, gente que se levanta a las siete de la mañana para doblar la viga (¿sabes que es eso?) y destinar parte de su sufrido sueldo para la tirada al Santo. Nadie sale al balcon a tirar con los galones en la hombrera chacha, y los que están (o estamos abajo) vestimos como nos sale de...las entrañas. Actualízate Karmele, que vivimos en el 2016!!!.

Pero lo que realmente quiero explicarte, de juntaletras a juntaletras, es el porqué creo que de Trigueros solo tienes el certificado de empadronamiento. Y lo creo porque nunca has ido a una novena, ni siquiera a criticar como el tío que esta en la ultima fila del coro ha desafinado una sola nota a cambio de cantarle una semana entera con tanta pasión a su patrón. Porque nunca has visto a chavales en la puerta el sábado par cumplir una promesa por un familiar enfermo. Porque nunca has visto una función de fuegos artificiales a cambio de estar de botellón soltando compresas Dios sabe donde. Porque nunca te llevaste toda la tarde del sábado, después de la recogida, lavando a tu caballo y recogiendo las crines para que pasase a recoger la bendición de su patrón como es debido. Porque nunca viste la sonrisa de un niño al pasar con su cachorrito por delante de su santo. Porque no conoces la solemnidad de una procesión de tercia. Porque nunca viste la emoción de un capataz al recoger el santo de manos del alcalde/sa para recorrer casa por casa del pueblo (incluida la tuya). Porque no pasaste frio durante una noche del santo. Ese frío que te cala hasta los huesos mientras tu estabas entre amigos, turistas y extranjeros en casa de alguien cubata en mano (que también forma parte de la fiesta). Porque no te entró nunca el agua por el cuello y te salio por los zapatos en una noche cerrada de lluvia, mientras otros te acercaban el santo a tu puerta. Porque nunca estuviste entre la gente que llena la calle Huelva y La Orden para acompañar al Santo al cementerio para visitar a los que nos faltan. Porque nunca te dolió el hombro como a cualquier mujer que lleva su Santo por tres picos. Porque nunca lo viste entrar en la iglesia del convento del Carmen. Porque nunca viste al Santo acercarse a la ventana de una señora postrada en una silla de rueda para que ella pudiese verlo el ultimo año en su vida. Porque nunca viste a la gente de mi pueblo postrar al Santo ante un cura que llevó su nombre por todo el mundo y que por culpa de una enfermedad tenia que verlo desde una silla de ruedas. Porque nunca estuviste 38 horas andando junto a el con una vela en la mano y los pies rotos para cumplir una promesa. Porque nunca hablaste con un triguereño/ña que vive por circunstancias fuera de Huelva y lleva años sin poder venir, viendo las fiestas a través de los que perdemos horas y horas para podérselas llevar lo mas real posible. Porque no has visto una rosa amarrada a la reja con una medalla y un lazo negro. Porque no sabes lo que es romperse un cuerpo debajo del paso un lunes del santo. Porque nunca fuiste un martes del Santo por la mañana temprano a ver como gente sin beneficio alguno van a limpiar la ermita después de recogerse la noche anterior. Porque nunca hablaste con la gente que lo vivimos durante 365 días al año. Porque sencillamente...no conoces las fiestas de San Antonio Abad en Trigueros.

Podría explicártelo de mil maneras, pero no quiero. Podría caer en el insulto barato, pero tampoco quiero. Me quedo con esas velas encendidas durante tantas horas, con el sonido del tamboril y la flauta, con el olor a carrasca quemada, con el tintineo de unas campanillas al final de la calle Moguer donde se puede oír el silencio. Me quedo con las lagrimas de Sara, con las letras que compone aquella señora mayor para cuando el Santo se pare en su puerta, con la cara de felicidad de aquel niño que aprende a decir "viva San Antonio Abad" antes de aprender a andar, y porque no, con siete tíos que iban montados en un barco. Me quedo con mi gente, con mi pueblo, con la pasión por su patrón. No te voy a negar que me ha jodido el leerte y que me ha tocado un poco...las entrañas. Pero luego miro las fotos de abajo y se me pasa.

¡¡VIVA SAN ANTONIO ABAD!! ¡¡VIVA TRIGUEROS!! Y QUE ¡¡VIVA LA GENTE DE MI PUEBLO!!





sábado, 23 de enero de 2016

viernes, 22 de enero de 2016

VAMOS AL LÍO TRIGUEROS


Otro año mas. Vuelven los días de insomnio, de mirar el marcador de este blog para ver los días que quedan. Vuelve a pasar reyes y se empieza a oir por las calles el tamboril y la flauta con los cochinos por las calles. Vuelven los repiques y vuelven a encalarse las fachadas de mi pueblo. Y para muchos se nos empieza a acabar el año, un año que quizás pese demasiado.

Hoy he visto en la televisión local, la salida del sábado del año 1992. Sabía que estaba ahí. Era de esos años en que iba a la puerta y me he visto en imágenes. Ha sido un momento de sentimientos encontrados. Por un lado alegría después de verte después de muchos años y por otro de tristeza, porque te das cuenta de que todos pasamos y no podemos volver atrás. Por mucho que se diga que si tal, que si cual, que si fulanito, que si menganito...te convences de que todos somos indispensables y necesarios, pero ninguno somos imprescindibles. Pero aún así, reaccionas al saber que la esencia de todo, el eje principal de la fiesta, San Antonio Abad, sigue ahí. Nexo de unión de todo un pueblo, anhelo del Triguereño/ña que vive fuera por circunstancias, y que vuelve a casa por las fiestas de su patrón o por contra, se muere de pena al no poderlo ver salir de nuevo otro año. Y este año el Santo además será para mi consuelo para apoyarme en la falta de dos personas a las que echaré mucho de menos.

No me gustaría extenderme mas. Solamente desearle a mi pueblo unas felices fiestas y que todo discurra con la normalidad que debe. ¡VIVA SAN ANTONIO ABAD!, ¡VIVA EL PATRÓN DE TRIGUEROS! Y QUE ¡VIVA EL PUEBLO DE TRIGUEROS!

miércoles, 6 de enero de 2016

6 DE ENERO, EL COMIENZO...

Ya están en la calle como cada seis de enero. El próximo 9 empiezan los repiques y....